Texto

03.mar.2022

El ‘borrador’ de Sandra Cuevas

Una visión elitista de la “estética citadina” y el “orden” es la que gobierna la alcaldía con más concentración de personas en situación de calle de la CDMX. Mientras su alcaldesa se erige como una patrona del orden que prefiere borrar o esconder las cosas que no le gustan.

POR Ángel Plascencia / Lectura de 11 min.

Una visión elitista de la “estética citadina” y el “orden” es la que gobierna la alcaldía con más concentración de personas en situación de calle de la CDMX. Mientras su alcaldesa se erige como una patrona del orden que prefiere borrar o esconder las cosas que no le gustan.

Lectura de 11 min.

La alcaldesa de Cuauhtémoc, demarcación de la CDMX, siempre luce impecable. Ataviada con vestido y tacones, uñas y cabello de salón, recorre las calles de la alcaldía señalando lo que se ve mal, lo que hay que corregir, lo que causa “mala imagen”. Enemiga del “desorden”, busca borrar a las personas en situación de calle del paisaje urbano y pulir la ciudad, “limpiarla”.

“Quiero exponerles una problemática muy grande que tenemos, son todos aquellos a los que no les gusta el orden: tenemos coches en doble fila, tenemos muchos negocios que se están desbordando, tenemos personas en situación de calle, tenemos a mucha gente que tiene problemas con las adicciones y vienen y toman las calles”.

Sanda Cuevas, en video de redes sociales.

Lo anterior lo dijo en un video que grabó para redes sociales durante su visita a la colonia Doctores, el 12 de enero de 2022.

Y así como quiere borrar lo que causa "mala imagen", la alcaldesa también quiere borrar a los que protestan en su contra y a los que la critican. Por ejemplo, quiso bloquear y contrarrestar con una "verbena" la protesta convocada el 28 de febrero (#FueraSandraCuevas) por habitantes de la alcaldía que gobierna. En el evento, la alcaldesa lanzó pelotas con billetes de 500 pesos pegados para sus simpatizantes.

Cuevas estaba acusada inicialmente de “secuestro y privación de la libertad” de dos policías capitalinos. Finalmente la investigación de la Fiscalía de CDMX se ha centrado en los delitos de “robo, abuso de autoridad y discriminación”. La alcaldesa ha dicho que todo se trata de un montaje y una persecución política.

Y así como pretende borrar lo que no le gusta del landscape físico, también quiere borrar y acallar las voces que le incomodan en el plano digital: “Me bloqueó desde el día uno que llegó a la alcaldía”, dice Martín Andrade (@godomarto en Twitter), residente de la Cuauhtémoc, en entrevista para Contextual. “Lo hizo después de que tuiteé sobre lo ostentoso de su acto de inauguración (1 de octubre 2021) con alfombra roja y la mala decisión de ‘liberar mariposas’ mientras lanzaba fuegos artificiales, me di cuenta ese mismo día en la noche al querer revisar su cuenta”.

Como él, habemos varios, según un análisis de Alberto Escorcia de LoQueSigue.tv al menos 56 personas han denunciado en Twitter el bloqueo de la cuenta oficial de la alcaldesa. Yo soy uno de ellos. En realidad no tengo idea de por qué me bloqueó, sólo tuiteé un par de veces sobre ella y en general sin un lenguaje ofensivo. Nunca la arrobé o mencioné su cuenta, por lo que tal pareciera que tiene a un equipo que busca las menciones de su nombre y bloquea a los que hablan mal de ella.

“Creo que desconoce que las personas tenemos el derecho humano del acceso a la información y que ella, como servidora pública, no puede negárnoslo ya que está atentando contra el ejercicio de éste. En su cuenta personal @SandraCuevas_ difunde y publica información sobre su administración en la alcaldía que no se encuentra en ningún otro sitio, así que los ciudadanos que vivimos en la Cuauhtémoc no tenemos acceso a ella. Además, supongo que su equipo de comunicación no tiene idea de cómo se debe llevar la cuenta de una funcionaria ya que insulta, se burla y bloquea a diestra y siniestra”, dijo Martín Andrade.

Un ejemplo de lo que señala Martín es una publicación del 3 de enero de 2022, en su Facebook oficial, en la que la funcionaria aparece con el político Javier Lozano. En los comentarios el usuario Fredy Euforia comentó “Ridícula”, a lo que la alcaldesa respondió: “Tu mamá”.

Según Escorcia, una forma de estimar el número de personas bloqueadas por Cuevas es revisando si variaron sus números de seguidores —sobre todo cuando se denunciaban bloqueos en Twitter—, pero la alcaldesa ha tenido aumentos bruscos de seguidores durante esos periodos y en general un crecimiento “que no es normal” u orgánico.

Lo que Martín Andrade recomienda es “denunciarla ante la Contraloría de la CDMX, ya que, como me dijeron ahí, ellos no pueden obligar a la alcaldesa a que me desbloquee pero sí pueden sancionarla según la gravedad de su acto y este acto aumenta de gravedad si hay reincidencia. Y si de plano, lo que buscan es que los desbloquee, lo mejor es realizar una demanda de amparo por bloqueo en redes sociales”.

La Suprema Corte de Justicia de México emitió “un precedente relevante sobre bloqueos en redes sociales de servidores públicos” en 2019, en el caso del bloqueo al periodista Miguel León Carmona por parte del fiscal general de Veracruz, Jorge Winckler Ortíz. La Suprema Corte obligó al fiscal a desbloquear al periodista. Con este antecedente, gente que ha sido bloqueada en redes por funcionarios, podemos solicitar un amparo para que nos desbloqueen.

Finalmente, el 1 de marzo, Andrade compartió este tuit: “ACTUALIZACIÓN: Les cuento que después de una denuncia ante el Órgano de Control Interno de la CDMX y una demanda de amparo en contra de Sandra Cuevas, la alcaldesa de la alcaldía donde vivo, me desbloqueó”.

`

Que no le gustan los pobres

En octubre de 2021, Cuevas anunció el Corredor Turístico Tecnológico Zona Rosa. Un render del proyecto muestra un techo de led y una tirolesa en la calle Génova de la emblemática zona y una voz en off que recita: “La seducción y la magia te envolverán. Ubicado en una de las zonas más emblemáticas y de mayor trascendencia cultural: la Zona Rosa. Un corazón latiendo para alcanzar su máximo potencial turístico, te ofrece la más novedosa experiencia para dar impulso a diversos sectores económicos”.

El proyecto, según información de la alcaldía, tendría un costo de 300 millones de pesos; la mitad vendrían de parte de la iniciativa privada, el resto del presupuesto. El corredor tomó por sorpresa a muchos y recibió muchas críticas, no sólo por la elevada inversión y lo invasivo que resultaría un espectáculo así para los vecinos, si no porque además Cuevas no realizó consultas entre los residentes de la zona ni se sabe con claridad cómo se licitó el proyecto. La jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, dijo que “la Zona Rosa no es Las Vegas” y que era poco viable que prosperara el corredor, pues implicaba la privatización del espacio público. Finalmente la alcaldesa desistió, en enero de 2022, de hacer el proyecto.

“Yo quiero y le apuesto a una economía de ricos, no de pobres, a mí no me gustan los pobres, yo fui pobre y no me gustan los pobres. Y porque quiero a la gente, y se los he dicho cuando camino por la colonias populares, tan los quiero que no los quiero ver pobres y no les voy a venir a regalar, les voy a dar las herramientas para que crezcan y para que lleguen a [donde] ustedes deseen.”

Sandra Cuevas

Lo anterior lo mencionó Sandra Cuevas en una entrevista con Carlos Alazraki. La frase habla de sacar a gente de una situación de pobreza, sin embargo, el tono paternalista de la alcaldesa, un rasgo muy representativo del empresariado mexicano que es de donde ella proviene, muestra su forma de ver la pobreza con esa óptica del echaganismo: como una consecuencia de la flojera y las malas decisiones, no como un problema multifactorial. Y aunque pregona tener un origen “humilde”, no se le ve por ningún lado a la alcaldesa que viaja con guaruras en camionetona con placas “chuecas”.

Esta retórica maniquea sobre lo indeseable y lo deseable, y su obsesión por la “buena imagen” (que en realidad es “la imagen de los ricos”) muestra la aporofobia de la alcaldesa y esta administración, que estigmatizan a las personas en situación vulnerable. La pobreza, la drogadicción, los vendedores ambulantes, lo que da mala imagen es indeseable y tiene que irse, no tiene lugar en la Cuauhtémoc donde la alcaldesa bien vestida renueva los baños de un mercado en Tepito y los deja como los de un restaurante caro de la Condesa.

El problema es que esa visión elitista de la “estética citadina” y el “orden” es la que gobierna la alcaldía con más concentración de personas en situación de calle de la CDMX: se estiman unos mil 300 de los más de 6 mil 754 que se contaron en el Censo de Poblaciones Callejeras de 2017. Es una población que, además, ha incrementado con la pandemia. Y las visitas esporádicas de la alcaldesa a las calles para exhibir el “desorden” de las personas sin techo, no ayudan en nada a mejorar su situación, al contrario, hacen una suerte de show de “porno de la pobreza” en el que la alcaldesa se erige como una patrona del orden que prefiere borrar o esconder atrás de una pantalla led las cosas que no le gustan.

El ‘borrador’ de Sandra Cuevas

Escrito Por

Ángel Plascencia

Fecha

03.mar.22

Categoría

Contextual MX es un espacio de reflexión que analiza, cuestiona y confronta a quienes concentran el poder político, económico y mediático. Desde Monterrey y de manera independiente, nos sumamos a la descentralización de la discusión pública con una perspectiva local, atípica y contextual. Este es nuestro manifiesto.

  • Twitter Icon
  • Instagram Icon
  • Spotify Icon
  • Apple Podcast Icon

Tenemos un Substack en donde compartimos lo que nos inspira y lleva a pensar —o 'trippear'— el mundo que nos rodea. Suscríbete en: contextualmx.substack.com

Dona a Contextual

Los recursos serán destinados a mantener nuestra operación digital libre de anunciantes, la producción del podcast y el pago de colaboraciones invitadas.

Otros Links