Texto

16.nov.2021

‘Primero los pobres (que no son migrantes)’

El gobierno con vocación “humanista” endureció las fronteras y está rompiendo récords en deportaciones o “retornos asistidos”.

POR Ángel Plascencia / Lectura de 10 min.

El gobierno con vocación “humanista” endureció las fronteras y está rompiendo récords en deportaciones o “retornos asistidos”.

Lectura de 10 min.

“Que no se maltrate a los migrantes mexicanos ni a ningún migrante del mundo”, dijo el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, al de Estados Unidos, Joe Biden, en uno de los tantos videos que grabó durante su viaje a Nueva York. El aura de Pepe Mujica que buscó proyectar AMLO en la ONU contrasta fuertemente con la política migratoria de México durante la llamada 4T.

Las imágenes de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) y la Guardia Nacional (GN) haciendo un uso excesivo de la fuerza contra migrantes abundan en redes y agencias periodísticas. Según datos del Gobierno de México, de enero a septiembre de 2021 se ha deportado a 1 mil 520 migrantes, pero la cifra más llamativa es la de los llamados “retornos asistidos” que registra a 65 mil 645 adultos y a 7 mil 131 menores de edad en apenas nueve meses.

Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), el retorno asistido es «un procedimiento voluntario, mediante el cual el INM y las autoridades de tu país de origen te ayudan a regresar ahí, que sólo puede efectuarse si la persona migrante expresa por escrito que escoge esta opción». Sin embargo, como lo han expuesto organizaciones como Human Rights Watch, hay evidencia gráfica que demuestra que algunos no regresan de forma voluntaria.

La militarización de las fronteras ha traído varias consecuencias. Además de que los migrantes han tenido que buscar nuevas y más peligrosas rutas, en las redadas y retenes de la GN (la policía militarizada y proyecto insignia de López Obrador), se ha probado un uso desmedido de la fuerza: el 31 de octubre de 2021, elementos de esta corporación dispararon a una camioneta que transportaba a 14 migrantes en Pijijiapan, Chiapas, con un saldo de dos migrantes muertos y otros heridos.

También algunos migrantes han muerto custodiados por autoridades migratorias mexicanas, como es el caso de Maxene Andre, un haitiano que falleció en la estación migratoria Siglo XXI en Tapachula, también en Chiapas. En agosto de 2021, la CNDH emitió una recomendación por el caso de Maxene y otro migrante ghanés que murió en la misma estación, en la que instan al INM a cambiar sus protocolos de atención médica y autopsia de los migrantes, así como realizar acciones reparatorias con las familias de los fallecidos.

“Si hoy en día hay muertos en Tapachula y también en otros municipios es por la política racista, la política migratoria por parte del Gobierno mexicano”, dijo el activista Wilner Metelus, presidente del Comité Ciudadano en Defensa de los Naturalizados y Afromexicanos, al hablar de la muerte de dos migrantes haitianas en la frontera sur del país, cuyos casos generan dudas. El cuerpo de una de ellas fue abandonado por elementos de la Policía de Suchiate, Chiapas, que fueron detenidos después.

"Retorno asistido".

¿Tradición de asilo?

Que México es un país con tradición de asilo es algo que nos encanta —y a nuestros gobiernos— decir, tanto que hasta seguimos citando el caso de los niños de Morelia acogidos en México durante la guerra civil española (1936-1939).

Pero las cifras más recientes (de enero a octubre de 2021) muestran que, al menos en lo que va de este gobierno, no parece una tradición tan arraigada: aunque México ya se convirtió en el tercer país del mundo con más solicitudes de asilo (más de 108 mil), la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) sólo ha resuelto una tercera parte.

¿Y qué decir de la retórica xenófoba que han promovido funcionarios y allegados a la 4T? Uno de los más destacados es el padre Alejandro Solalinde, otrora defensor de los migrantes en administraciones pasadas, pero que en ésta ha acusado a las caravanas de ser manipuladas para perjudicar al presidente López Obrador. Otro ejemplo: un mexicano a favor de la transformación (según su “bio”) se lanza a la defensa del presidente diciendo que «Vienen desde muy lejos a golpear a nuestra Guardia Nacional y a violar nuestras leyes, me pregunto por qué no mejor dirigen esas energías a cambiar los gobiernos corruptos que tienen hundidos a sus países en la miseria y la corrupción». Esto último acompañado de una foto de un grupo reducido de migrantes que sostienen palos y piedras frente a una equipada barrera de agentes de la policía militarizada de Andrés Manuel López Obrador, la Guardia Nacional. Declaraciones y tuits como estos, de seguidores del presidente, abundan en redes.

La foto en cuestión es un cuadro de un video en la que se ve a unos cuantos migrantes golpeando a elementos de la Guardia Nacional. Son alrededor de una decena. Y aunque es el único video que existe en el que pasa algo así, un video es suficiente para avivar el odio. Uno solo y se valida la xenofobia y el racismo de algunos.

Y no es que esta xenofobia sea exclusiva de la #RedAMLO, el odio no tiene ideologías, aunque no deja de sorprender que seguidores y allegados al presidente cuyo lema de campaña fue “por el bien de todos, primero los pobres”, estén en el mismo espectro opinativo que los seguidores del expresidente estadounidense del lema “Make America Great Again” y que defienden, al igual que aquí, el endurecimiento de las políticas contra las personas que migran “sin papeles”.

Lo peor de todo es que esta opinión se ajusta al discurso oficial en la hipocresía y la incoherencia: el gobierno con vocación “humanista” usa la bandera de la lucha por los desprotegidos en el extranjero, pero en su país detiene, acosa y maltrata a migrantes. Por eso destaca esta administración y quizá de esa forma será retratada en la historia: por ser el muro de contención de personas que huyen de la violencia y la pobreza.

‘Primero los pobres (que no son migrantes)’

Escrito Por

Ángel Plascencia

Fecha

16.nov.21

Contextual MX es un espacio de reflexión que analiza, cuestiona y confronta a quienes concentran el poder político, económico y mediático. Desde Monterrey y de manera independiente, nos sumamos a la descentralización de la discusión pública con una perspectiva local, atípica y contextual. Este es nuestro manifiesto.

  • Twitter Icon
  • Instagram Icon
  • Spotify Icon
  • Apple Podcast Icon

Tenemos un Substack en donde compartimos lo que nos inspira y lleva a pensar —o 'trippear'— el mundo que nos rodea. Suscríbete en: contextualmx.substack.com

Dona a Contextual

Los recursos serán destinados a mantener nuestra operación digital libre de anunciantes, la producción del podcast y el pago de colaboraciones invitadas.

Otros Links