La ciudad de los influencers

La ciudad se ve a toda madre desde las alturas. Una serie de videos se han encargado de reforzar la idea de San Pedro Garza García como un municipio que se levanta y mira hacia abajo, ajeno a lo que sucede a nivel de calle. 

PortadaSinFoto.png

Desde las alturas, San Pedro Garza García luce espectacular. Rascacielos contrastan con el paisaje montañoso para darle una nueva identidad al panorama urbano: el mote que comparte con el Área Metropolitana de Monterrey (AMM) de “la ciudad de las montañas” tendrá que actualizarse y replantearse, pues a base de inversiones desmesuradas San Pedro se perfila ahora como una ciudad vertical, con lujosos desarrollos de usos mixtos que amplían la oferta de oficinas, shopping, comida deli y vivienda para el one percent.

Pero el municipio también se ve bruto desde otro tipo de altura, aquella que mira hacia abajo. Con una identidad fuertemente ligada al capital, buena parte del sampetrinado está disfrutando de nuevos espacios acorde a su poder adquisitivo: los nuevos edificios actúan como placebo visual para no extrañar tanto a Nueva York, mientras que McAllen ahora se antoja como plato de segunda o tercera mesa ante la invasión de plazas comerciales cuyo mayor atractivo está en ofrecer amplios estacionamientos, terrazas con vistas panorámicas y restaurantes con elevados cheques promedio.

Desde las alturas uno se olvida que el municipio no ofrece alternativas de transporte público para mitigar los pesados congestionamientos en avenidas y calles residenciales; desde las alturas se desdibujan las grietas de banquetas –cuando existen– y la falta de espacios públicos-públicos (en el caso de SPGG hay que aclararlo, ya que en el imaginario el espacio público es aquel que está climatizado y al que se puede llegar en auto); desde las alturas todo luce bruto e instagrameable

San Pedro se ha convertido en la ciudad de los influencers que proyectan estilos de vida ad hoc a los ideales de consumo de los nuevos desarrollos. Teléfono en mano, la obsesión por capturar momentos e historias en redes sociales para reflejar un lifestyle elevado, tiene sentido en San Pedro. O por lo menos eso es lo que trata de vender Inmuebles24 en un video sobre la Colonia del Valle. Nótese la manera en que se refiere poéticamente a los embotellamientos (claro, desde las alturas): “(...) y que pudiera ver un atardecer de lentejuelas”.

De la poesía urbana brincamos al absurdo. Punto Valle entiende a su target market y su estrategia de mercado está armada accordingly, es decir, el anglicismo es clave: este desarrollo se vende como el nuevo Town Center (obvio en inglés) de San Pedro, y como preview de lo que está por venir, decidieron invitar a unas influencers para ver el avance de obra y volverse locas con la idea de un downtown sampetrino para el shopping. Por si fuera poco, las influencuers recibieron un trato de estrellas... 

Y del absurdo brincamos al descaro. Black Towers se presenta sin reservas en el firmamento de los nuevos desarrollos sampetrinos. El proyecto de iQuarto no escatima en copys exagerados dirigidos al one percent: en la versión en español de su video de presentación (que se puede ver aquí) se escuchan frases como “el buen gusto en comunión con el poder”, “símbolo de modernidad y poder” o “el lugar donde se debe estar cuando se trata de emprendimiento, crecimiento y (si, lo adivinaste) poder”.

Para cerrar, el oportunismo. Jesús Horacio González es actualmente secretario de ayuntamiento en San Nicolás de los Garza, pero a base de un par de documentales –como él les llama– ha manifestado implícitamente su intención de ser alcalde de San Pedro Garza García. Por la duración y el formato, la charla que tuvo con los exalcaldes del municipio tiene más finta de documental, aunque sigue siendo un producto audiovisual de destape (se llama, obviamente, Tres Décadas de Progreso y cierra con una cursi canción dedicada al municipio); pero el video #SPTrending no tiene salvación. De entrada, se nota el acercamiento señorial a un tema de chavos y redes: el uso de un hashtag en el título del video + la palabra trending... supongo que pensaron que le daría un toque cool (además del filtro de color que le agregaron al video, súper tech savvy). Todo mal. No para ahí, en su contenido se nos presenta a un Jesús Horacio ameno, buena onda, jovial, un ciudadano-político que entiende que existen influencers en la ciudad y, ¿por qué no?, habría que preguntarles a ellos cómo ven a su municipio. El video vale la pena por tener la mejor interacción de humor involuntario del año: “es padre ser culto, me gustó la frase”. 

 
 

La ciudad se ve a toda madre desde las alturas. El problema no sólo está a nivel de calle, también está en la desconexión que se está generando entre edificios y calle. Cuando desarrolladores abrazaron el concepto de la verticalidad, le dieron la espalda a la ciudad. Ayudaron a reforzar la idea de la privacidad y el individualismo que tanto se ha consolidado en el AMM con el uso excesivo del automóvil, con lobbys de lujo al que no todos tienen acceso y en donde se erigen rascacielos que perpetúan la sensación de la burbuja individual. Insisto, el único lugar con posibilidades de generar encuentros espontáneos en San Pedro está en los OXXO

La arquitecta mexicana Tatiana Bilbao ofrece una reflexión ideal para estos tiempos: “los rascacielos se han vuelto suburbios verticales, aunque no están alejados de la ciudad en términos físicos, sí están alejados del tejido urbano y de comunidad. Para mí la ciudad se rompe en el lobby o en la planta baja, en donde entras a un mundo totalmente distinto, un cubo de muy alta velocidad te succiona a otro planeta, y aunque estás sobre-viendo la ciudad, no estás en la ciudad”. Vale la pena visitar la exposición Perspectivas. Tatiana Bilbao Estudio que permanecerá en exhibición hasta el 25 de febrero en el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey (MARCO), para plantearnos preguntas que van más allá de cuál sería el mejor filtro para ponerle a la foto de Instagram.