¿Conoce un lugar llamado Comala?

El malestar en la democracia tiene un mal de diseño, pero no de diseño del sistema, sino de cómo aceptamos sumarnos a ella. Quisimos creer que la democracia nos devolvería las ganas de convivir, que nos cubriría con un bálsamo que nos haría instrumentos de la armonía. La realidad es que como mexicanos ni nos gusta convivir, ni ceder, ni conceder, ni la vida armónica.

La [i]lógica sampetrina

Se necesitan dos cosas para acceder a los espacios públicos del municipio «prototipo» de Nuevo León: un automóvil y dinero. Con una configuración urbana fuertemente ligada al capital, al consumo y diseñada para privilegiar el auto, San Pedro se encuentra en una encrucijada: continuar o repensar el actual modelo de ciudad para poder hacer frente a la pésima calidad del aire, los congestionamientos viales y, por qué no, aventurarse a fortalecer el concepto de lo público por encima del interés privado-comercial.