Esta peda masiva que llamamos opinión pública

desvarios_05.png

Saludos querido lector. Quiero decirle que estamos con usted –yo, yo y mi otro yo– en el trabajo que ha hecho por llegar a este desvarío (DLB) y ¡adelante con este texto!. Es q entender el xq de la desconfianza y la atracción… en la política… y … en el periodismo moderno es preciso aproximarse por el ángulo correcto de la historia.


Para empezar, hay que abandonar toda esperanza: el fondo no importa. El vaivén de comentarios que se vierten en la página de Facebook del Bronco o de Samuel García o los encabezados que hablan de edificios con forma de hamburguesa o en listas de memes o en condones que terminan al interior de donas, dan testimonio fehaciente. 

EL QUE SE DETONEN TESIS ESCRITAS EN ESTE TONO NO ES CASUALIDAD, SI QUIERO QUE MIS REPRESENTANTES ME ESCUCHEN ES MÁS EFECTIVO QUE LES GRITE POR ESCRITO A QUE ACIERTE A REFLEXIONAR SOBRE EL MUNDO QUE ME RODEA.

Los vendedores de este contenido ficticio entienden, aunque sea en parte, su negocio; no se trata de inventar notas o hacer un amarillismo llano, se trata de hacer un periodismo o una comunicación institucional que dé pie a este cumbión de COMPARTE // DIFUNDE que implica el ofrecer el más deplorable, pero horizontal, de los debates. 

Ahora bien, decir (o mejor aún, tuitear) que esta decadencia de fondo tiene que ver con la consolidación de la civilización del espectáculo es, por superficial, una respuesta de hueva; es decir, es muy fácil acuñar esta salida porque no compromete a nadie. ¿De dónde viene que esta sociedad prefiera “expresarse” a través de un comment de Facebook (a cambio de una respuesta insulsa o sobrefolclórica) en lugar de utilizar los canales más institucionales de comunicación? Viene de su reconfiguración anatómica: la sociedad compuesta por individuos, disuelta de la suma de voces para unificarse en una sola voz buenita, la de La Sociedad.

Se trata de la masa, anónima, indomable, opinionada y con unas ganas irrevocables por vomitar sus traumas en tantas plataformas como le son disponibles
 
Intercambio en la página de Facebook de Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, Gobernador de Nuevo León. En respuesta a la propuesta de regalar $150 mensuales a los estudiantes que no cuentan con internet en sus domicilios. | Agosto 16 del 2017.

Intercambio en la página de Facebook de Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, Gobernador de Nuevo León. En respuesta a la propuesta de regalar $150 mensuales a los estudiantes que no cuentan con internet en sus domicilios. | Agosto 16 del 2017.

 

La Sociedad –así con artículo definido y mayúscula– es un ente abstracto en el que no caben todos los que conforman la sociedad y, ciertamente, tampoco cabemos nadie como individuos. Se trata de la masa, anónima, indomable, opinionada y con unas ganas irrevocables por vomitar sus traumas en tantas plataformas como le son disponibles: de la sección de comentarios a los status personales, cualquier espacio que sea público y de individualidad controlable es territorio de esta peda masiva que hoy le damos el generoso nombre de opinión pública. 

Me explico: cuando algo se dice a título personal –desde una persona existente o una construida– no se tiene más opción que aceptar las consecuencias de los destrozos o bostezos que generen los tigres de papel o aire que echamos a ese engrudo de cafetería que es la opción pública. Sin embargo, desde La Sociedad es posible segmentar la opción pública; es más, es posible atribuirse la opinión pública misma y esa posibilidad es lo que aterra a los actores que poseen el poder real.

 
Sección de comentarios de Aristegui Noticias. SFP abrió investigación contra Emilio Lozoya por dar “facilidades" a OHL en Pemex.  | Agosto 15 del 2017. 

Sección de comentarios de Aristegui Noticias. SFP abrió investigación contra Emilio Lozoya por dar “facilidades" a OHL en Pemex.  | Agosto 15 del 2017. 

 
De la sección de comentarios a los status personales, cualquier espacio que sea público y de individualidad controlable es territorio de esta peda masiva que hoy le damos el generoso nombre de opinión pública.

Políticos, periodistas y activistas tienen que jugar a pelearse o contentarse en el escenario público para buscar construir una percepción en La Sociedad. Sin embargo, La Sociedad es capaz de construir realidades alternas y estos actores que concentran el poder real no pueden rebatirlo por una razón de lógica elemental: al mismo tiempo no se puede ser elenco y audiencia. 

Entonces, los tópicos involuntariamente graciosos que acaparan la tinta y el papel de los periódicos no responden a la oferta y la demanda (como una buena cantidad de “analistas” se han fatigado en argumentar), sino a que implican un área segura, una que no puede desatar polémica, que no puede provocar que quienes ejercen el monopolio de la opción pública dejen la sala. 

Y no es que uno esté en contra de que aquellos que están condenados a trabajar para el paraíso –sin poseerlo– no puedan incidir en la cacería de vanidad y popularidad que tanta ansiedad genera en el Olimpo. No. Por el contrario, lo peligroso es que este poder no es individual. En todo caso es un poder antidemocrático porque coopta la libertad de agencia de las personas y las orilla a sólo poder hablar desde la ausencia de sus ilusiones personales, desde el sometimiento a la voluntad errática de esa otra sociedad, La Sociedad colectivizada y homogeneizada que reclama espacios. 

Los desvaríos que se gritan en el intercambio público de información responden a la confusión de fines y medios en La Sociedad. Consultas populares que no llevan a ningún lado responden a esta confusión. Campañas de comunicación de gobiernos que se dirigen estratégicamente a apagar fuegos en foros de Facebook, responden a esta confusión. Gobiernos y empresas que pagan miles de pesos a influencers responden, también, a esta confusión.

 
BREAKING NEWS del periódico ABC. | Junio 25 del 2017.

BREAKING NEWS del periódico ABC. | Junio 25 del 2017.

 

La Sociedad, en el mundo del periodismo, alcanza el clímax de un poder malentendido en la sección de comentarios. El periodismo que idolatramos los intelectualitos es aquel en el que El Periodista era un especialista, alguien que desempeñaba una función que sólo él podía desempeñar. La Sociedad, ayudada por la transición tecnológica, ha difuminado todo artículo definido y todo pronombre personal. Todos hacemos periodismo, todos podemos ser periodistas. Un post de Facebook cuenta como relatoría de los hechos y esta necesidad de vender por parte de los medios los ha reducido a replicadores. Entonces los medios, en calidad de repetidoras, se han sumado a la destrucción de la idea romántica del oficio de informar y de influir y sólo, como si se tratase de un tianguis cualquiera, venden y cobran el piso (y a veces ni eso). 

Qué importa que al columnista se le pague, lo importante es que se pueda COMENTAR CON RABIA CIEGA EN LA SECCIÓN DE COMENTARIOS… ESA REDACCIÓN EN MAYÚSCULAS INCESABLES;;; ESE USO INCORRECTO DE LA PUNTUACIÓN…;;; ESA FALTA OCAZIONAL DE ORTOGRAFÍA ES LO QUE CONFIGURA LA NUEVA OPINIÓN PÚBLICA. Es más, seamos sinceros, esos comentarios erráticos y de redacción iracunda son lo que constituye TODA la opinión pública y todo el periodismo nacional.

facebook-emoji-reactions.gif

La noticia es un pretexto. El medio es un pretexto. La columna es un pretexto. El share, el RT –mejor si es citado–, el vómito salvaje y ansioso descrito anteriormente en un idioma que casi deviene en aullidos en cualquier plataforma, es toda la discusión sobre la opinión pública. En síntesis: el periodismo se reduce a la sección de comentarios. 

Y entonces sólo nos queda una declaración demoledora: la crisis de los medios la provocamos en cierta medida desde La Sociedad. El periodismo (como la ciudadanía, como las consultas populares) tiene sentido sólo desde la vida democrática, y la democracia sólo existe cuando podemos consensuar nuestros sueños individuales y no nuestros traumas compartidos. Irónicamente, el paso de La Sociedad a la sociedad radica en que nos demos importancia como individuos; pero no la importancia que está cimentada en el ego, sino la que reside en sabernos importantes porque asumimos la responsabilidad de defender y transformar nuestras opiniones en el acto más democrático: callarnos para escuchar a los otros. 

¿Comentarios?